lunes, 3 de diciembre de 2007

El acervo de la UNAM en manos de Google

El acervo de la UNAM en manos de Google

 
Con tono festivo, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anunció hace un par de semanas la firma de un convenio con la empresa Google para que "los usuarios de todo el mundo" puedan consultar en línea las publicaciones de la máxima casa de estudios.


Más Que Piedras
 

El acervo de la UNAM en manos de Google
 

JUDITH AMADOR TELLO/APRO



Con tono festivo, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anunció hace un par de semanas la firma de un convenio con la empresa Google para que "los usuarios de todo el mundo" puedan consultar en línea las publicaciones de la máxima casa de estudios.

El convenio, que la propia UNAM llama "de hospedaje", fue firmado en realidad el 11 de junio del presente año, pero se dio a conocer apenas el pasado 16 de noviembre en un comunicado oficial en el cual se informa también que se subirán al servidor de Google un promedio de entre 7 mil y 10 mil títulos por año y que el 28 de septiembre se subió la primera entrega de 718.

Para la universidad, Google es "uno de los servidores más utilizados por los cibernautas" y se congratula porque convenios como el recién firmado sólo existan con el Fondo de Cultura Económica, y en el extranjero con universidades como la Complutense de Madrid y la de Oxford de Inglaterra, y ahora con la UNAM.

Quizá una institución como la Universidad Nacional, ubicada entre las cien mejores del mundo, no debería echar las campanas al vuelo por un convenio como éste, con el cual se escanearán paulatinamente los libros editados por la UNAM entre 1950 y 2007. Sobre todo si se recuerda que ya había dado los primeros pasos para contar con su propia biblioteca digital, ¿por qué entonces dejarlo en manos de Google?

Desde hace más de dos años, Jean-Noel Jeanneney, presidente de la Biblioteca Nacional de Francia --país que se ha distinguido por la férrea defensa de su idioma, sus industrias culturales y, en suma, de su cultura-- alertó sobre los proyectos Gutenberg, que también ha puesto en línea miles de volúmenes en inglés, y Google Books, pues consideraba que su proyecto (dado a conocer en 2004) sería un atentado a la diversidad cultural, porque en el acervo cultural al que tendrían acceso los usuarios de todo el mundo prevalecería el idioma inglés y la cultura anglosajona.

La Comunidad Europea se sumó a la alarma y hasta se autorizaron recursos para digitalizar sus propios acervos, en sus lenguas y con sus visiones culturales. Así nació la llamada Biblioteca Digital Europea. España tiene también su propia biblioteca digital, la llamada Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, impulsada por la Universidad de Alicante.

Estudiosos de la cultura en México, como la antropóloga Lourdes Arizpe han señalado el rezago que México tiene en su incorporación a la llamada sociedad del conocimiento. En su opinión no basta con poner información en línea o simplemente desarrollarse en informática, es necesario que sea "en beneficio del propio país, del conocimiento científico y de las expresiones artísticas".

Cuando el historiador Guillermo Tovar de Teresa planteó que la "megabiblioteca" José Vasconcelos tendría que ser un proyecto digital y no arquitectónico, el especialista en digitalización Óscar Mondragón informó en entrevista con el semanario <B>Proceso<B> que digitalizar el acervo de la humanidad entera, desde las tablillas hasta el libro "impreso ayer" costaría solamente 10 millones de dólares. Igualmente que con un millón de pesos mensuales podrían ponerse en la red entre 70 mil y 80 mil libros al año, y en diez años se tendría la totalidad de acervos mexicanos en red.

Pero ya se anunció que la prioridad de la Vasconcelos no es la digitalización, sino concluir el edificio --que costó de más de 800 millones de pesos-- que el entonces presidente Vicente Fox, por las prisas "electorales", inauguró sin terminar, y subsanar las deficiencias que al paso de poquísimos meses se le fueron encontrando. El mismo patronato de esta institución aclaró recientemente que no se involucrará en la puesta en red de los acervos, sino en las tareas de promoción de la lectura.

Se suponía que la UNAM sí estaba interesada en digitalizar por su cuenta sus acervos, pero ya está visto que optó por dejarlos en manos de una empresa transnacional, argumentando que ello permitirá "una mayor difusión y promoción de los libros de la UNAM en todo el mundo".

Lo cierto es que, mientras Google incrementa su acervo digital, México sigue quedando rezagado. En tanto los países más avanzados van ganando terreno en la sociedad del conocimiento, cuando una institución, la más importante en materia de educación superior en el país, tendría que contar con todos los recursos, económicos, materiales, científicos, para llevar a cabo su propio proyecto de digitalización.
 

Google sities

Google Sites
Juggler, 02/12/2007

El buscador ultima el lanzamiento de un nuevo producto "Google Sites", que estará disponible a lo largo del año próximo.

Scott Johnston, directivo de JotSpot, la empresa que Google adquirió en octubre del pasado año, ha revelado que el nuevo Google Sites estará basado en las herramientas de colaboración que actualmente ofrece JotSpot.

Google Sites es la evolución de Google Page Creator, adaptado a las necesidades actuales y que facilitará la creación de sitios a medida.

El nuevo producto permitirá a sus usuarios la creación cómoda y sencilla de páginas propias y colaborativas, wikis y pequeños sites de seguimiento de proyectos con una gran compatibilidad de formatos de ficheros, de hecho todos los que ahora mismo soporta JotSpot.

Será compatible con la tecnología de Google Gears, lo que dotará a estos servicios de amplias funcionalidades offline que permitirán a sus usuarios trabajar con ellas incluso cuando no dispongamos de conexión a Internet.

También destaca del mismo la integración con todo tipo de plugins, que permitirán por ejemplo conectarlos con Google Docs y Google Calendar

El Google Apps que viene

El Google Apps que viene

El buscador ha revelado las nuevas características que incorporará su suite de ofimática a lo largo de 2008.

Durante una presentación para empresas organizada por Google, Scott Johnston, vicepresidente de Desarrollo de Producto de JotSpot, una startup de desarrollo de herramientas colaborativas recientemente adquirida por la empresa del buscador, anticipó las nuevas características y aplicaciones que durante el próximo 2008 irá incorporando la suite de ofimática de Google, Google Apps.

TechCrunch recoge el informe que un bloguero hizo de esta presentación, donde Johnston desveló y desgranó las nuevas posibilidades que tendrá Google Apps, una vez que JotSpot esté totalmente integrado en la suite.

En primer lugar, una nueva versión de Google Page Creator, llamada Google Sites, podrá integrarse en la suite en 2008, gracias a la base que permiten las herramientas colaborativas de JotSpot. Esta nueva aplicación permitirá a las empresas crear de una forma sencilla páginas webs, intranets, etc. a través de Google Apps.

Por otra parte, también se espera que Google Docs, Gmail y Google Calendar, puedan funcionar offline, vía Google Gears. Además, Johnston también apuntó la posibilidad de que aplicaciones como GrandCentral se incorporen a la suite, así como que otras que ya están disponibles como Google Docs, se perfeccionen añadiéndoles capacidades ORC, de forma que se puedan importar .pdfs u otros formatos gráficos.


Artículos relacionados
IBM tiene una nueva versión de Lotus Symphony
Mozilla busca llevar las aplicaciones web al sobremesa
Microsoft lanza un paquete de software de comunicaciones unificadas

domingo, 2 de diciembre de 2007

COMUNICACIÓN GLOBAL DIGITAL

Google avanza sobre la telefonía móvil de EE.UU.

Roland Freund |

Mountan View/Nueva York (DPA). Y ahora también la telefonía móvil. Con una "caja de guerra" más que abundante, el buscador Google sigue ampliando su espectro: disco duro en Internet, energías alternativas y telefonía móvil. Los seguidores de Google celebran, los críticos denuncian sin embargo la arrogancia de un gigante acostrumbrado al éxito, o su lisa y llana megalomanía.

"La arrogancia les ha hecho perder el control", según el experto de la cadena CNBC Dennis Kneale.

El motivo de tanta expectación radica en que mañana expira en Estados Unidos el plazo de inscripción para la subasta de licencias de telefonía móvil. Google planea entregar oficialmente su oferta de 4.600 millones de dólares justo antes. "En Google creen poder vencer a cualquiera en todo lo que emprendan", critica Kneale.

Tampoco en la bolsa son muy bienvenidos los conglomerados con manos en demasiadas actividades diferentes. Pero las acciones de Google son otra vez la excepción, con una ganancia superior al 30 por ciento desde mitad de año. Desde su salida a bolsa, el valor de la acción de Google se octuplicó hasta los 693 dólares. ¨Quién puede quejarse?

La abultada oferta inicial por la licencia de móviles es sin embargo una cantidad importante incluso para Google, y se trata sólo del principio. Los expertos creen posible un precio final cercano a los 6.000 millones de dólares. La subasta se celebrará a finales de enero, después de que sean aprobados los licitadores.

El objetivo más inmediato de Google es trasladar su éxito en la venta de publicidad on line sobre PC al próximo gran mercado: la búsqueda en Internet a través del teléfono celular. Analistas de Goldman Sachs creen que no es necesario comprar una costosa licencia para hacerlo, y estiman que el negocio de publicidad por móvil es aún caro y poco rentable.

Muchos expertos afirman ver en esta decisión de Google una elegante jugada de ajedrez. En su opinión, Google no quiere necesariamente operar una red móvil, sino más bien presionar a los gigantes AT&T y Verizon, competidores en la subasta. De esta manera, los operadores tradicionales se verán obligados a ampliar las posibilidades de la publicidad móvil. Con este objetivo la empresa de Mountan View, California, ya lanzó su propia plataforma abierta para dispositivos móviles (Android) en alianza con Motorola, Qualcomm y T- Mobile, entre otros.

"Los consumidores merecen más competencia e innovación de la que reciben en el actual mundo de la telefonía móvil", opina el jefe de Google Eric Schmidt. Sin embargo, mantiene en secreto los planes de la empresa para la frecuencia nacional (700 megahercios). Según un portavoz, la licencia puede ser alquilada. "Si Google gana esa subasta, las reglas de juego cambiarán por completo", profetiza el analista de IDC Scott Ellison.

Google ya alcanzó un objetivo importante: la presión de organizadores de consumidores -y también de Google- hizo que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), responsable de la subasta, obligue al ganador de la licencia mantener su red abierta para todo tipo de aparatos, aplicaciones y software, una auténtica revolución para el mercado de telecomunicaciones estadounidense.

Para la revista "Forbes" el ganador ya tiene nombre. Al final, Google podría regresar a su negocio tradicional de búsqueda y publicidad y facturar miles de millones. "Google estaría simplemente sentado en medio para vender anuncios".
--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/